Feed de
Artículos
Comentarios

Recuerdo bastante bien la primera vez que intenté aprenderme algo de memoria. Era pequeñita, en la escuela nos dieron una oración religiosa y nos dijeron que teníamos que aprendérnosla de memoria porque al día siguiente nos la preguntarían.

A esa edad suponía que mi padre lo sabía todo, todo y todo. Así que en cuanto llegué a casa le dije: “Papá, dime cómo se hace para aprender algo de memoria” y él me dijo que tenía que repetirlo varias veces. A los cinco minutos regresé porque aquello no iba bien. Mi padre me riñó porque no me estaba esforzando y yo contestándole que no, que aquello no funcionaba. Él empezó a ponerse nervioso. Yo también me puse nerviosa. Ya estaba yo llorando cuando se le ocurrió explicarme el significado de las frases. Eso lo cambió todo, yo me calmé y el esfuerzo de mi padre me dio seguridad y me convenció completamente.

Me llegan estos recuerdos al ver el programa 64 de Redes: La revolución educativa, que busca en la ciencia algunas propuestas para mejorar la educación y hacia el minuto 12 nos explica que se pueden aprender habilidades fundamentales para el aprendizaje y mejorar la memoria y la capacidad de atención.

La atención, la reina del baile en la web, la única que no crece en los entornos de abundancia. En realidad parece que la abundancia y velocidad nos empujan al mínimo esfuerzo, a reflexionar menos y prestar menos atención. O eso pensábamos. Habrá que ver qué pasa si algún día se avanza en la aplicación de las investigaciones científicas.

8 Tweets

8 Respuestas a “No estás prestando atención”

  1. cumClavis dice:

    Quizás es porque se requiere de tiempo para prestar atención…y a esto ya no se enseña…
    T’he vist amb el teu pare…m’ha portat records també…

    • carmepla dice:

      Muchísimas gracias por tu tiempo, Manel. Creo que en el fondo, lo reconozcamos o no, todos sabemos que es en realidad lo que más valor tiene.
      Espero haver-te portat records bons
      Una abraçada

  2. Julen dice:

    Es asunto complicado. La multitarea parece que desarrolla ciertas habilidades y tapona otras. Supongo que hace falta investigación porque el asunto parece bien complicado. En cualquier caso es tema de interés y tenemos que tener cuidado porque la demonización de estos nuevos formatos del mundo infoxicado es una tentación, ¿no?
    Yo veo muchas paradojas.

    • carmepla dice:

      Has dado en el clavo, Julen. Si despierta interés es seguro que se usará para bien y para mal. Eso es inevitable, por lo que creo que lo único que podemos hacer es estar alerta.
      Gracias, mestre

  3. Carme:
    Interesante tema. De acuerdo con Julen que va a necesitar mucha investigación, porque es complejo. No sé si vamos a ser capaces de entender esto desde nuestra optica de inmigrantes digitales, y es cierto que hay mucha tentación de criticar, que es lo que voy a hacer ahora :-). Mi sensación empírica (nada científica) es que efectivamente “la abundancia y la velocidad nos empujan al mínimo esfuerzo, a reflexionar menos y prestar menos atención”. Hasta tanto no hayan evidencias más serias de lo contrario, mi percepción es esa. Lo noto en mí mismo, y en cómo se cuecen los temas en la red. El pensamiento “liquido” y la pereza de profundizar por la sobre-excitación de información que tenemos creo que está ganando por goleada a la paciencia y al tratamiento delicado de los temas. Seguiremos pensando, porque el tema lo merece… ¡¡un saludo!!

    • carmepla dice:

      ¡Bienvenida la crítica, Amalio!

      Me parece muy interesante tu comentario, veo que te apoyas en tu experiencia para hablar de la reducción de la atención, peeeeero en los argumentos de tu comentario muestras que estás atento a lo que te sucede y los pequeños cambios no te pasan desapercibidos.

      Un punto a favor de las paradojas. De momento van ganando los seguidores de Charles Handy 😛

      Un gran placer recibirte en esta casa. Seguiremos pensando 🙂

  4. Hace unos pocos años, cuando mis hijos se enfrentaron a 1º de Primaria, me sorprendió que les exigieran el aprendizaje de párrafos completos de memoria. Me pareció especialmente singular porque los textos que debían aprender eran fundamentalmente en euskera, que no era su lengua materna… y eso les llevaba a dificultades adicionales a las que la absorción de conocimientos ya de por sí plantea a la mayoría de los niños. De hecho, no lo entendí.

    Pero hoy, 4 ó 5 años después e independientemente de la valoración del sobresfuerzo, me parece que incidía sobre un factor muy importante pero aparentemente olvidado y menospreciado: la memoria. En línea con el documento de Redes… nos guste o no, la repetición funciona: genera memoria.

    Y como derivada del hecho de que la atención sea “la única (disciplina) que no crece en los entornos de abundancia”… la memoria tampoco ¿no?

    Y me da que los tiempos líquidos también nos ayudan a perder atención a cuestiones básicas, como el papel que el desarrollo de la memoria (tácita) pueda tener en el uso de la intuición a que la abundancia nos conduce.

    Mmmm… me estoy alargando. Reflexión interesante. Tal vez esto merezca todo un post… 😉
    Un abrazo.

    • carmepla dice:

      Jesús, me encanta que lo hagas tan largo como quieras!!
      Sobretodo con una reflexión tan bien explicada como la tuya 😉

      A mí también me llamó la atención la misma frase que a ti “nos guste o no, la repetición funciona” (en relación a la memoria). Pero en cuanto a que no crecen ni la atención ni la memoria, creo que la diferencia está en que la memoria se compensa mediante la tecnología, no así la atención.

      Por lo que dices de lo que implica el desarrollo de la memoria, es muy interesante porque a pesar de que por sí sola es una gran ventaja en entornos estables pero no ante cambios, la cosa cambia cuando vemos que en realidad está íntimamente ligada a otras habilidades tal como habéis apuntado.

      Mucha tela, a ver si escribes ese post que prometes y continuamos allí 😉

      Muy agradecida por tu atención, más de lo que esperaba 🙂

Deja un comentario

Additional comments powered by BackType