Feed de
Artículos
Comentarios

En el año 2009 compré un ordenador nuevo en casa y le instalé enseguida Ubuntu, que es lo que uso habitualmente. Pero al ser una máquina nueva, no quise quitar el SO original durante un tiempo. Fue muy fácil porque el disco de Ubuntu me lo puso muy fácil y sólo tuve que seguir las indicaciones. Me quedó por una parte el SO original, por otra parte Ubuntu y por otra parte los documentos accesibles desde ambos.

Me va genial, así que al cabo del tiempo me dije que si va bien en casa, también en el trabajo.

Pues mi gozo en un pozo porque en ese ordenador el disco de Ubuntu no me daba la opción de particionar automáticamente, así que tocaba hacerlo manualmente. Pero habiendo creado la partición de forma manual, no me permitía usarla.

¿Cuál era el Problema?

Los discos duros sólo permiten un máximo de cuatro particiones primarias. Así que si tienes una partición para el SO, otra para el recovery o garantía, otra para la memoria virtual (o lo que sea) y otra para los documentos, ya no puedes tener ninguna más. La próxima que crearás se asignará como “espacio no utilitzable”.

Ahora bien, los discos pueden albergar una partición extendida la cual puede subdividirse en múltiples particiones lógicas. Es en particiones lógicas donde tengo los documentos y el Ubuntu.

Parece que la mayoría de máquinas, en cuanto han creado tres particiones primarias, la cuarta la asignan automáticamente como partición extendida. Pero es evidente que no todas lo hacen 😉

¿Cómo crear una partición extendida en Windows?

Así que intenté crear una partición extendida desde el administrador de discos de Windows pero era como un callejón sin salida, no había forma de encontrar ninguna opción.

Pero no soy de las que se rinden fácilmente así que estuve buscando a diestro y siniestro y después de mucho buscar, por fin llegó la luz con este vídeo tutorial que muestra cómo hacerlo paso a paso:

  1. Desde el administrador de discos, sobre una partición existente “reducimos” al máximo y así conseguimos “espacio no asignado”
  2. Ejecutamos el programa “diskpart” desde terminal
  3. Usamos “disk list” para ver las unidades del PC. Normalmente, saldrá una única unidad de Disco 0.
  4. Usamos “select disk 0” para seleccionarlo
  5. Usamos “create partition extended” para crear la partición extendida
  6. Volvemos al administrador de discos para dar formato ntfs a la parte que queremos asignar a los documentos. Dejaremos una parte libre para instalar Ubuntu.

Ahora ya podemos instalar Ubuntu

Con el disco Ubuntu, le diremos que vamos a hacer una instalación manual y nos llevará a una pantalla donde veremos todas las particiones del disco y el espacio libre.

  1. Hacemos clic en el espacio libre y seleccionamos el botón “change”
  2. De todo el espacio que nos da, cogemos una pequeña parte (1 o 2 Gb) y le decimos que lo asignamos como “swap”.
  3. En cuanto está hecho nos volverá a la pantalla con las particiones. Hacemos clic en el espacio libre y seleccionamos el botón “change”
  4. Cogemos todo el espacio que nos da (o el que queramos) y le decimos que lo asignamos como “ext4” (puede que diga “journaling”). Nos pide un “mount point” le decimos “/”.
  5. Cuando nos regrese a la pantalla de las particiones, seleccionamos la partición “ext4” para instalar Ubuntu y continuar con el wizard.

Y bien, ¡lo conseguí! Ya tengo Ubuntu. Soy feliz 🙂

Tip extra

A medida que vas haciendo upgrades en Ubuntu, el Grub se va llenando de líneas. Para eliminar las más antiguas, que no usamos y se convierten en scrap visual,  esta entrada de how-to geek nos muestra cómo hacerlo. Para eliminar entradas antiguas de kernel, podemos hacerlo mediante Synaptic. Para eliminar otro tipo de líneas habrá que modificar el archivo que hay en /etc/grub.d. y seguir las instrucciones de how-to geek.

Claro que si de vez en cuando lo que hacemos es reinstalar Ubuntu manualmente, el Grub quedará limpio  😉

Deja un comentario

Additional comments powered by BackType