Feed de
Artículos
Comentarios

Aviso a navegantes: Perdón por el título pero este post no va de drogas, que va de trabajo.

Hace pocos días, Yoriento usaba esta viñeta de Mauro Entrialgo para ilustrar su post sobre alguien que se queja porque no le gusta su trabajo.

Viñeta de Maurio Entrialgo en Publico.es

Esta viñeta me transmite la idea de que ciertas ideas se consolidan porque nos ayudan a autocomplacernos a todos, sea cual sea nuestra situación.

Sin embargo, tras leer el post de Alfonso me doy cuenta de que no, en realidad se consolidan porque nos ayudan a tener la excusa para quejarnos sin hacer nada.

Aunque pensándolo mejor ambas cosas conducen a lo mismo. Porque si nos conformamos y no hacemos nada vamos a conseguir lo mismo que si nos quejamos pero no hacemos nada, no?

El texto del que partía Alfonso es de Manel, que en un post de cumClavis reproducía las quejas de alguien que no estaba a gusto en su trabajo. El mismo Manel, en los comentarios de Alfonso se refirió a la forma en que las personas tomamos nuestras decisiones mediante la metáfora de la película Matrix y la escena en que Neo tiene que decidir si va a tomar la pastilla roja o la pastilla azul.

Nos suele costar mucho tomar decisiones que supongan un verdadero cambio. Alfonso nos dice que la clave está en poder elegir y tomar la decisión (cambiar o aceptar lo que tenemos) sabiendo que es la mejor opción según nuestro criterio y posibilidades.

La semana pasada los lectores de Pam Slim ayudaron a un joven a tomar una decisión sobre un cambio de trabajo. Es alguien que tiene un trabajo muy bueno, con un sueldo muy bueno pero que no le motiva. Es un joven de 23 años, sin compromisos, y le surge la oportunidad de hacer realidad un sueño de su infancia: jugar a baseball (en Alemania). No sabe cuál será la decisión correcta y le cuesta decidirse. En el post de Pam salen 63 comentarios y todos con el mismo consejo:

– «Ve a Alemania»

– «Ve a Alemania»

– «Pastilla Roja»

– «Pastilla Roja»

Alguien dijo «No vayas» y añadió a continuación «que quiero ir yo».

Quizá este caso era muy fácil, él mismo admite que debería ser una decisión fácil. Pero al chico le costó lo suyo, no podía dormir por las noches y se puso a escribir a Pam a las 3 de la madrugada.

Me pregunto qué pasaría si el chico estuviese en España y fuese nuestro hijo, con trabajo en la Administración, no supiera qué hacer y nos pidiese consejo.

Voy a imaginarlo.

  • El chico con 23 años y sin compromiso
  • puesto fijo en la Administración Pública
  • un sueldo de envidia importante
  • le sale la oportunidad de dejarlo todo para jugar en Alemania
  • no sabe qué hacer y nos pide consejo

¿Qué aconsejaríais a vuestro hijo?

¿Pastilla Roja o Pastilla Azul?

1 Other Comment

6 Respuestas a “¿Qué pastilla toma la gente?”

  1. cumClavis dice:

    Decida lo que decida, lo importante es que lo decida él, si no nos arriesgamos a que no considere la decsión como propia. Un poco como hace Morfeo en el vídeo. No le aconseja a Neo nada, sólo le advierte de las posibles consecuencias de cada decisión… De ahí la dificultad…
    Muy bueno el post!! Salutacions.

  2. cumClavis dice:

    … de todas formas… quizás adelantaría un poco más la mano de la pastilla roja… Si alguien duda entre un trabajo como el que describes y el viaje…. 😉

  3. Carme dice:

    Gracias, Manel, estoy contigo.
    Me encantó la película y me gustó mucho tu post.

  4. Yoriento dice:

    Adelantarías la mano? jajjajaj Manel, un punto pa ti.
    A mi me da la impresión de que a lo largo del día y de la semana en ocasiones nos metemos las azules y otras veces, las menos, las rojas. Quiero decir que en el balance entre vivir con cierta normalidad, y tomar más riesgos se está produciendo continuamente. Estamos decidiendo siempre, no sólo en los grandes momentos más prototípicos, no?

    Gracias por reunirnos en tu casa, con vistas al Ebre 😉

    • Carme dice:

      Gracias por venir, Alfonso, y gracias por tu post tan bueno, ya ves que nos está ayudando mucho a reflexionar 🙂
      Bueno, yo creo que tomar pastilla azul es mucho más fácil que la roja; cuando hablamos de tomar, no de recetar 😉
      En el ejemplo que he puesto, el joven parece alguien inteligente, y posiblemente recetaría pastilla roja si otra persona en su situación le pidiese consejo. Desde un punto de vista racional, cree que puede asumir el riesgo, pues se trata de un riesgo razonable.
      Sin embargo, a la hora de tomar la decisión final, algo pasa, le cuesta, necesita un empujón para poder «tirarse a la piscina».
      Intentamos racionalizar todas nuestras decisiones, pero ninguna de ellas se libra de nuestro yo emocional. Y supongo que cuanto más importante es nuestra decisión, más peso cobrará la parte irracional. Creo que del mismo modo que nos enseñan y aprendemos a razonar, también tendríamos que aprender a manejar nuestra parte irracional.

  5. […] Paso muchas horas delante de ordenadores y no tengo demasiado tiempo para el Spotify, el programa definitivo para escuchar música. Seguramente, nunca dejaré a “mi” Google, porque me hace más listo, pero como esto va por ciclos, no os extrañe que un día deje de leer blogs y ya no abra el Bar, anule mi cuenta en Twitter, y me dedique a disfrutar de los rankings buenos, como el de las series de televisión. Supongo que cuando vea las cosas tal como las vi en MICROSIERVOS, será el momento de dejarlo tomando la pastilla azul. ¿O era la roja, Carme? […]

Deja un comentario

Additional comments powered by BackType